¿Por qué nos aman nuestras mascotas?

Siempre se ha dicho que los animales nos aman por la pureza que hay en su corazón, y es cierto, son almitas puras que no conocen la maldad. Sin embargo, yo tengo otra teoría que también pudiera ser válida.

Creo que los animales aman la esencia pura del hombre que ama a un animal. Si nuestra relación con las personas fuera igual a la relación que tenemos con nuestras mascotas, sin duda sería un mundo mejor. 

Con nuestras mascotas somos nosotros mismos, sin máscaras ni falsedad. No hay envidia, no hay celos, no hay competencia, no hay hipocresía. De ellos no hablamos mal a sus espaldas, no los criticamos, no nos fijamos en lo que llevan puesto, ni nos importa deslumbrarlos con nuestro físico o nuestros bienes materiales. Ni siquiera nos importa si están sucios, si tienen dinero o con quién se relacionan. A nuestras mascotas sólo les damos amor y cuidados, sin malicia ni interés. Lo damos todo por ellos, les hablamos chiquito, nunca los tratamos mal, no hay odio ni rencores, no hay orgullo ni maldad. Confiamos plenamente en ellos, somos fieles y leales.

Sí, los animales nos aman desinteresadamente, pero nosotros solo somos capaces de amar tan profunda y desinteresadamente a un animal, tristemente a los seres humanos no. Si tan solo pudiéramos tratar a las personas como los tratamos a ellos sería un mundo lleno de bondad. Y hablo por quienes tenemos mascotas a quienes amamos con locura. No hablo por aquellas personas perdidas que maltratan a los animales, esos no tienen salvación. Hablo de personas comunes que nos creemos, bueno, no tan malas, como tú y como yo.

No sé cuál es la explicación a esto, no sé por qué entre la misma especie nos maltratamos, nos odiamos, nos criticamos y competimos. No sé por qué incluso entre las amistades hay envidia y celos, hay malos sentimientos, hay resentimientos, hipocresía… no sé cuál es la razón. Solo sé que esas mismas personas son otras cuando se trata de su perro o de su gato. Es como una catarsis, es como si sintiéramos que sólo con ellos podemos ser nosotros mismos, sin temor y sin estar a la defensiva, porque quizás creemos que ellos son los únicos que no pueden lastimarnos. ¿Por qué? No lo sé, desconfiamos tanto de las personas que nos aferramos demasiado a estas almitas buenas. Pero ojalá pudiéramos ser así con todos los que nos rodean, y seguramente todos seríamos buenos como ellos. Seguramente podríamos confiar los unos a los otros y no lastimarnos.  

Haz el intento por un día de tratar a un ser querido como tratas a tu mascota, de encontrar lo bueno que tienen y de perdonar lo malo. Estoy segura que será un mejor día para los dos, y creo que sin duda, sería un mundo mejor.

¡Más amor animal y menos resentimiento humano!


¿Tú qué opinas?

2 comentarios:

  1. Qué filosófica te has puesto... Mi cerebro gatuno no ha sido capaz de entenderlo todo la primera vez (la segunda tampoco) pero creo que llevas razón: los humanos tratan de proteger a sus mascotas a toda costa, casi o tanto como a un hijo. No tienen rencores con ellas, se lo perdonan todo.
    Respecto a mi amor hacia mis humanos adoptados... no estoy seguro del todo, si es amor, agradecimiento o simplemente que me dan pena de que no sepan disfrutar de la vida como yo ;)
    Besico de gatete. (^._.^)ノ

    ResponderEliminar
  2. jajajajajaja buena reflexión Willson. Siempre son bienvenidos tus comentarios por aquí

    ResponderEliminar